22Enero2018

Usted está aquí: Home Formación Psicotrading Reflexiones Las expectativas no son buenas compañeras de viaje
06 Diciembre 2012 Escrito por 

Las expectativas no son buenas compañeras de viaje

Algo que nos pasa muy a menudo a todas las personas es caer en las garras de las expectativas, siempre éstas buscan las forma de capturarnos y dejarnos llevar, lo preocupante del tema es que a una gran mayoría los tienen bien agarrados y suelen predominar, cuando nos encontramos en momentos difíciles de nuestras vidas.

Las personas siempre que inician algo nuevo, conocen a alguien o van a algún sitio desconocido que le han hablado maravillas, se crean unas enormes expectativas, porque buscan en ese momento deleitarse, ilusionarse, fascinarse y disfrutar, pero la mayoría se frustra muchas veces cuando se enfrentan al hecho real, porque se crea un enorme GAP existente entre sus altas expectativas y la realidad.

Todo esto sucede porque parece que lo externo debe satisfacernos y otorgarnos todo, debe ser perfecto, idílico, de fácil acceso, agradable, que cause fascinación y beneficio, si te encuentras en esta perspectiva, debo decir que lo pasarás mal muchas veces. La gran mayoría pone una enorme responsabilidad en que lo externo colme sus expectativas y esto no es así, por la simple razón que no controlas absolutamente nada de lo que está fuera de ti.

Muchas veces sin darnos cuenta tenemos hacia nuestro exterior un altísimo nivel de exigencia que no la tenemos con nosotros mismos, pedimos a muchas personas que no nos falten el respeto cuando vivimos faltándonos a nosotros mismos, pedimos compromiso al resto cuando muchos no cumplen ni un 1% del plan trazado que al mínimo obstáculo abandonan echando culpas ajenas, además se indignan cuando algunas personas les tratan como ellos no quieren ser tratados pero estos tratan peor a los otros como nadie, por eso insisto una y otra vez que si pedimos al exterior ciertas cosas, primero se debe practicarlas uno mismo a la casi perfección.

Las expectativas suelen aparecer cuando más necesitamos de los acontecimientos externos porque no confiamos en nosotros mismos, se buscan ciertos golpes de felicidad para sentirnos bien y cuando no aparecen el mundo se nos viene abajo. Con lo cual quienes viven pendientes de crearse expectativas y encima altas, tendrán una vida llena de altibajos emocionales, con grandes problemas de autoestima e inseguridad permanente.

Un gran ejemplo de altas expectativas es el trading, porque es una profesión muy golosa debido a que muchas personas se han cansado de venderlo como un trabajo divertido, de muy poca ocupación y profesionalidad, lo haces desde casa gracias a la tecnología actual, aplicas el sistema que te enseñan, el cual es infalible, y luego a ganar mucho dinero en muy poco tiempo. Estas razones seducen a muchísimas personas, las cuales emprenden el camino con unas enormes expectativas, pero a medida que avanzan, el GAP con la realidad comienza a crecer a pasos agigantados y la frustración se acaba apoderando de ellos.

¿Y por qué pasa esto que cuento?, muy simple, a la hora de la verdad dependes de ti mismo y aquellos que viven poniendo expectativas en lo externo, cuando se encuentran con ellos mismos, no saben que hacer. Deben decidir solos, sin la ayuda de nadie, algo a lo que muchos no están acostumbrados, por ejemplo todos aman la libertad pero uno de los elementos principales que engloba es la toma de decisiones y para muchos es mejor que las tomen otros, así cuando se equivocan tienen a quién echarle la culpa de sus males, por eso libertad.......

Cuando haces trading tus emociones, lados ocultos y comportamientos que desconocías aparecen como el arco iris después de llover, con todo su esplendor y con toda las gamas de colores para que quedes bien expuesto, con lo cual si tenías unas expectativas altas, en esos instantes se desvanecen como agua entre tus manos.

Hacerse expectativas sobre algo no tiene sentido, porque no dependen de ti muchos factores, de lo que si tienes que preocuparte es en hacer muy bien las cosas que desempeñas, poner a tu servicio todos los talentos y habilidades que tienes, no exigirles a los demás que actúen como te gustaría que lo hagan, eso es decisión de ellos, preocúpate por actuar tú en base a tus valores y a lo que eres como SER humano, porque cuando esto ocurre, ganas un alto grado de autoestima, confianza, seguridad, valentía, compromiso y disciplina, con lo cual las expectativas desaparecerán y ganarás en ilusión, motivación y pasión por hacer las cosas, sin depender de la expectativa de turno.   



Germán Antelo Solozábal

Germán es Coach Certificado por ICF Global, se dedica al Coaching y Mentoring, cuyos procesos están enfocados a que las personas logren sus objetivos personales y profesionales. Imparte formación en temas acerca de liderazgo, gestión del tiempo, comunicación y equipos. Su principal objetivo es que las personas y los equipos alcancen los objetivos deseados.  También se ha formado como trader, hace asesoramiento y coaching financiero. 
 
Puedes contactar con German en: